Oración - Introducción



Oración comunitaria ( Opus Dei )

HTML5 Icon


“Desde hace dos mil años, la Iglesia de Cristo se dirige a Dios para expresarle su fe y su alabanza, sus peticiones y su esperanza, sus angustias y su certeza”

La oración comunitaria es el acto litúrgico a través de la cual el monje se sitúa diariamente, a lo largo de toda su vida, ante la Palabra de Dios. Sabemos, en efecto, por la promesa de Dios, que el Espíritu Santo desciende sobre nosotros cuando nos dirigimos a Él mediante la inteligencia y el corazón, para que nos guíe hacia la contemplación de la verdad. El vehículo por excelencia es el Libro de los Salmos, cada uno de los cuales es oración inspirada para que el hombre le hable a Dios con palabras del mismo Dios. Es un acto en el cual, a través de lo sagrado que hay en cada uno, podemos reconocernos como microcosmos hechos a su imagen.

HTML5 Icon HTML5 Icon HTML5 Icon


El monje hombre en Iglesia y en el mundo

El hombre en oración unifica en la Iglesia este mundo que él ha recibido del Creador, lo sacraliza mediante su plegaria y lo eleva en ofrenda a Aquel que se sacrificó por él por amor. Al rezar por la armonía y la paz del mundo, la comunidad orante realiza un servicio espiritual en que se encuentran la pequeñez de la criatura y la grandeza del creador; la duración breve y la eternidad, no es una intención nacida de la reflexión, sino un sentimiento arcaico, una intuición ancestral impresa en el hombre mas allá de la razón.

Consagrar y santificar el tiempo

HTML5 Icon HTML5 Icon


En la vida monástica el día se inicia con el oficio de Vigilias, antes de la salida del sol, (alrededor de las cinco de la mañana) destinado a la lectura, pues la palabra de Dios, que es viva y eficaz, penetra hasta el fondo del espíritu humano, le instruye y le enseña de una manera muy particular. Le sigue el oficio de Laudes, (a las siete de la mañana) luego el de Sexta al mediodía y el de Vísperas hacia las siete de la tarde, acompañadas en la semana por la Santa Misa, momento culminante del día en el encuentro con Cristo en la Eucaristía, y culmina con el oficio de Completas, hacia las nueve de la noche. De este modo cada día y cada hora del día es ofrecida por el monje a Dios como consagración del tiempo.
La oración comunitaria, en cuanto expresión litúrgica, es un arte espiritual que proporciona un conocimiento gradual del Dios inaccesible, y el discreto descubrimiento de sus misterios, en la medida en que esto es posible para nosotros.

HTML5 Icon


Mas información sobre Oración:

Page created by "Dolphin Splendidus Copyright © 2014", see our Privacy Policy" for more legal information.